Es curioso cómo las casualidades y las causalidades se combinan a veces para dar lugar a hechos significativos. Uno de esos hechos significativos para mí será la publicación, prevista para marzo/abril de 2022, de un libro en celebrada coautoría con DOMMCOBB, Ana B. López: psicología ilustrada para un público amplio, a través de EDITORIAL AGUILAR, del grupo Penguin Random House. El título y temática… nos piden que mejor aún sin divulgar.

Aquí me encontraba yo buscando la posibilidad de que alguna editorial importante examinara con interés un libro sobre el enfado y la culpa que tengo escrito desde hace un tiempo, y en esas, la cantautora (y psicóloga) María ROZALÉN, que fue alumna mía hace muchos años (un sol de zagala), viene a Murcia a presentar su libro “Cerrando puntos suspensivos”, junto con la editora responsable del sello Aguilar. Se presta a presentármela para allanar camino, y amablemente conversamos y le hablo de mi obra. Pero Aguilar se orienta actualmente a un tipo de textos algo diferentes a lo que yo le presentaba. ¡Chof!

Pues resulta que meses después, y por una vía completamente diferente, alguien en Madrid aconseja a esta editora que, a título personal, lea mi libro ADICCIÓN AL PENSAMIENTO. “¡Oh casualidad! Aquel psicólogo que conocí en Murcia». Y lo que lee le encanta.

Por otro lado, ella seguía desde hacía un tiempo a Dommcobb en Instagram (la tía tiene una «jartá» de seguidores, bien merecidamente), y en una de esas ve la ilustración que adjunto como imagen principal, y que Dommcobb había hecho sobre un texto mío del que fue lectora cero (precisamente, ¡el libro inédito sobre el libro y la culpa!). La editora, entonces, ata cabos: Dommcobb ilustrando a Pedro Jara, ambos de Murcia, si eso significa que se conocen y tienen cierta afinidad, y gustándome lo que conozco de los dos, puedo juntarlos y pedirles algo que tenga buena cabida en nuestra editorial. Nos escribe simultáneamente, Ana y yo decidimos una temática, trabajamos en ello, y justamente acabamos de enviar el trabajo final a la editorial.

Y así es como mi texto sobre el enfado y la culpa sigue y seguirá por un tiempo en el cajón y, después de buscar editoriales con alcance para mis libros, resulta que es una de ellas la que me busca a mí para hacer algo nuevo y distinto que no esperaba.

Pues eso, que la vida da muchas vueltas, que Ana y yo estamos muy contentos con el resultado del proyecto, y que llegado el momento esperamos que os guste.